Familias a través de la historia.

Imagen de this is us

Seguramente te has dicho muchas veces, que tú no tendrías la cantidad de hijos que tuvieron nuestros tatarabuelos o abuelos… y tomamos nuestras decisiones de acuerdo con la situación actual en la que vivimos.

La imagen puede contener: 8 personas, personas sonriendo, texto

En la década de los 70s, las familias eran el centro de nuestras vidas, el promedio de hijos era de 8, era bastante normal ver familias numerosas.

Existía una limitación laboral para las mujeres, a quienes se les veía más cumpliendo su rol de ama de casa al cuidado de sus hijos, eran muy pocas las mujeres que desempeñaban puestos laborales en las empresas, y las que los tenían, desempeñaban cargos de asistentes, secretarias, taquimecanógrafas, de asistencia al cliente y otros relacionados.

Era casi una regla social que la mujer que salía del seno de su casa, era porque se casaba y formaba su familia.

La imagen puede contener: 10 personas, personas sonriendo, texto

Ya para la década de los 80s el promedio de hijos descendió a 5 por pareja, la educación no representaba un gran problema y las madres continuaban desempeñando sus roles de amas de casa y organización del hogar, pero era el hombre el encargado de llevar las riendas de la casa y el proveedor financiero para satisfacer las necesidades de alimentación, vestuario, medicina, etc.

La imagen puede contener: 7 personas, personas sonriendo, personas sentadas y texto

Los 90s fue una década muy trascendental en la humanidad, fue cuando tuvo un repunte de avance la tecnología, proliferaron las computadoras, los bippers, los celulares, el internet, etc., surgieron muchas carreras universitarias y especializaciones al alcance de todos.

La mujer fue saliendo de su hogar para tomar un rol más activo y comenzaron a llenarse las universidades de mujeres en carreras de las ciencias sociales, humanidades, ingenierías y especializaciones técnicas que les permitieron introducirse en la fuerza laboral, lograron independencia económica y más soltura en sus vidas, dejando a un segundo plano la maternidad.

Pero con esta independencia de la mujer, surgen los problemas a nivel de pareja y se disparan los índices de divorcios.

El promedio de hijos desciende a 3 por familia y la mujer comienza a ser además de ama de casa, proveedora financiera de su hogar.

La imagen puede contener: 5 personas, personas sonriendo, texto

Entrando al siglo XXI el promedio de hijos por hogar se limita a 1 ó 2, y las mujeres comienzan a tomar decisiones de postergarlos, dando prioridad a su vida profesional antes de traerlos al mundo.

Los deberes y responsabilidades ya se van equiparando entre mamá, papá y los hijos, contrario a décadas anteriores donde los roles y estereotipos de hombre y mujeres eran más rígidos.

Las mujeres logran igual independencia financiera y profesional que los hombres y no están tan dispuestas a casarse para dedicarse únicamente al hogar, prefiriendo tener parejas sin responsabilidad legal, aceptando la unión libre que conlleva menos compromisos.

Ya los matrimonios eclesiásticos disminuyen y es normal ver parejas conviviendo juntos sin estar casados.

La imagen puede contener: 4 personas, personas sonriendo

Más cercano en el año 2010, los recursos y oportunidades financieras se limitan a nivel munidal, a tal grado que los hogares no se pueden sustentar económicamente con tantos hijos, y deciden tener únicamente uno o en algunos casos deciden no tenerlos por la falta de oportunidades y carencia de recursos.

Se comienza a tener problemas con los hijos, quienes crecen solos porque tanto mamá como papá tienen que trabajar fuera de casa para sobrevivir, se vuelven más rebeldes, carentes de atención y afecto y buscan en amistades suplir la falta de amor del hogar.

Las mujeres ya no están dispuestas a tener parejas que no llenen las expectativas que buscan y los problemas del hogar se vuelven más complejos que los llevan a una separación, por tanto buscan segundas o terceras uniones o se mantienen solteras sin compromisos.

La imagen puede contener: 3 personas, texto

La tendencia en aumento son las parejas DINKS, Dual Income No Kids, por sus siglas en ingles, que signiica, doble ingreso sin hijos.

Los DINK surgieron en Europa, son parejas que prefieren mantenerse sin hijos y dedicar sus vidas al desarrollo profesional, invierten sus ingresos en ellos mismos, logran un nivel económico medio alto.

Estas parejas invierten el 72% de sus ingresos en viajes, ropa, restaurantes de lujo, tecnología o diversión, comparten responsabilidades del hogar y se mantienen activos laboral mente.

Muchos los juzgan como egoístas y materialistas y ellos se defienden diciendo lo contrario, que egoísmo es traer a este mundo a un niño que sufrirá de las carencias de recursos, de los problemas sociales y la delincuencia y peligro que hoy nos afecta.

La imagen puede contener: 2 personas, texto

 

(creditos a Ninoska Silva)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s